enREDados - Servidores virtuales

FÍSICA Y QUÍMICA

Carátula Contraportada

Compañía:Fecha:1992
Productor:Duración:Tipo:L.P.
Pistas:
  1. Y Nos Dieron Las Diez Archivo MIDI
  2. Conductores Suicidas
  3. Yo Quiero Ser Una Chica Almodovar
  4. A La Orilla De La Chimenea
  5. Todos Menos Tú
  6. La Del Pirata Cojo
  7. La Cancion De Las Noches Perdidas
  8. Los Cuentos Que Cuento Yo
  9. Peor Para El Sol
  10. Amor Se Llama El Juego
  11. Pastillas Para No Soñar


[Página Principal] [Joaquín Sabina]

Y Nos Dieron Las Diez

Fue en un pueblo con mar la otra noche después de un concierto;
tú reinabas detrás de la barra del unico bar que vimos abierto.
-"Cántame una canción al oído y te pongo un cubata"-
-"Con una condición: que me dejes abierto el balcón de tus ojos de gata"-
Loco por conocer los secretos de tu dormitorio
esa noche canté al piano del amanecer todo mi repertorio.

Los clientes del bar uno a uno se fueron marchando,
tú saliste a cerrar. Yo me dije: -"cuidado, chaval, te estás enamorando"-
luego todo pasó de repente, tu dedo en mi espalda
dibujó un corazón y mi mano le correspondió debajo de tu falda;
caminito al hostal nos besamos en cada farola,
era un pueblo con mar, yo quería dormir contigo y tú no querías dormir sola...

Y nos dieron las diez y las once,
las doce y la una y las dos y las tres
y desnudos al anochecer nos encontró la luna.

Nos dijimos adios, ojalá que volvamos a vernos;
el verano acabó, el otoño duro lo que tarda en llegar el invierno,
y a tu pueblo el azar otra vez el verano siguiente
me llevó, y al final del concierto me puse a buscar tu cara entre la gente,
y no halle quien de ti me dijera ni media palabra,
parecía como si me quisiera gastar el destino una broma macabra.

No había nadie detrás de la barra del otro verano,
y en lugar de tu bar me encontré con una sucursal del banco Hispano Americano,
tu memoria vengue a pedradas contra los cristales,
-"sé que no lo soñe"- protestaba mientras me esposaban los municipales,
en mi declaración alegué que llevaba tres copas
y empecé esta canción en el cuarto donde aquella vez te quitaba la ropa.

Y nos dieron las diez y las once,
las doce y la una y las dos y las tres
y desnudos al anochecer nos encontró la luna.

Letra y música J. Sabina


[Página Principal] [Joaquín Sabina] [Física Y Química]

Conductores Suicidas

No voy a negarte que has marcado estilo,
que has patentado un modo nuevo de andar
sin despeinarte por el agudísimo filo
de la navaja de esta espídica ciudad...

Sabías hacer turismo... al borde del abismo

pero creo que de un tiempo a esta parte
te has deslizado al lado marrón,
tú que eras un maestro en el difícil arte
de no mojarte bajo un chaparron,

buscando en la basura... un gramo de locura,

dime que es falso que ya nunca escribes
que has empeñado el reloj de Raquel,
que tu corazón no halla quien lo motive,
que has perdido siete quilos en un mes,

¿cómo te has dejado llevar a un callejon sin salida,
el mejor dotado de los conductores suicidas?

"No es asunto tuyo -me diras- y punto"
pero reconoce que es duro aceptar
que no hay ser humano que le heche una mano
a quien no se quiere dejar ayudar.

Y buscate la vida... en direccion prohibida,

pero no impediras que levante mi vaso
a tu mala salud y te invite a brindar,
muerta la amistad sabe igual que el fracaso
y a los dos nos gusta el verbo fracasar,

así que tú ni caso... por no agobiarte paso

de hacerte la cuenta de las papelinas,
de que no te fie ni Rafa el del pub,
de que vendas chapas en ciertas esquinas,
de que te conozcan en cada hospital.

¿Cómo te has dejado llevar a un callejón sin salida,
el mejor dotado de los conductores suicidas?

Letra: J. Sabina
Música: J. Vargas / P. Varona / J. Sabina


[Página Principal] [Joaquín Sabina] [Física Y Química]

Yo Quiero Ser Una Chica Almodovar

Yo quiero ser una chica Almodovar
como la Maura como Victoria Abril,
un poco lista, un poquitín boba,
ir con madonna en una limousine.

Yo quiero ser una chica Almodovar
como Bibi, como Miguel Bosé,
pasar de todo y no pasar de moda,
bailar contigo el último cuplé.

Y no parar de viajar del invierno al verano,
de Madrid a New York, del abrazo al olvido,
dejarte entre tinieblas escuchando un ruido
de tacones lejanos.

Encontrar la salida de este gris laberinto
sin pasión ni pecado ni locura ni incesto,
tener en cada puerto un amante distinto,
no gritar ¿qué he hecho yo para merecer esto?

Yo quiero ser una chica Almodovar
como Pepi, como Luci, como Boom,
venderle al Garbo mis secretos de alcoba,
ponerme luto por un matador.

Yo quiero ser una chica Almodovar
que a su chico le suplique: "¡átame!",
no dar el alma sino a quien me la roba,
desayunar en Tiffany’s con él.
Y no permitir que me coman el coco
esas chungas movidas de croatas y serbios,
ir por la vida al borde de un ataque de nervios
con faldas a lo loco.

Encontrar la salida de este gris laberinto
sin pasión ni pecado ni locura ni incesto,
tener en cada puerto un amante distinto,
no gritar ¿qué he hecho yo para merecer esto?

Como Patti Diphusa escribir mis memorias,
apuntarme a cualquier clase de bombardeo,
no tener otra fé que la piel ni mas ley
que la ley del deseo.

Encontrar la salida de este gris laberinto
sin pasión ni pecado ni locura ni incesto,
tener en cada puerto un amante distinto,
no gritar ¿qué he hecho yo para merecer esto?

Letra: J. Sabina
Música: J. Sabina / A. García de Diego / L. E. Aute


[Página Principal] [Joaquín Sabina] [Física Y Química]

A La Orilla De La Chimenea

Puedo ponerme cursi y decir
que tus labios me saben igual que los labios
que beso en mis sueños.

Puedo ponerme triste y decir
que me basta con ser tu enemigo, tu todo,
tu esclavo, tu fiebre, tu dueño.

Y si quieres también
puedo ser tu estación y tu tren,
tu mal y tu bien,
tu pan y tu vino,
tu pecado, tu dios, tu asesino...

O tal vez esa sombra
que se tumba a tu lado en la alfombra
a la orilla de la chimenea
a esperar que suba la marea.

Puedo ponerme humilde y decir
que no soy el mejor
que me falta valor para atarte a mi cama,

Puedo ponerme digno y decir
-"toma mi dirección, cuando te hartes de amores
baratos de un rato... Me llamas".-

Y si quieres también
puedo ser tu trapecio y tu red,
tu dios y tu "ven", tu manta y tu frío,
tu resaca, tu lunes, tu hastío...
O tal vez ese viento
que te arranca del aburrimiento
y te deja abrazada a una duda,
en mitad de la calle y desnuda.

Y si quieres también
puedo ser tu abogado y tu juez,
tu miedo y tu fé,
tu noche y tu día,
tu rencor, tu porqué, tu agonía...

O tal vez esa sombra
que se tumba a tu lado en la alfombra
a la orilla de la chimenea
a esperar que suba la marea.

Letra: J. Sabina
Música: A. García de Diego / P. Varona / J. Nodar / J. Asua


[Página Principal] [Joaquín Sabina] [Física Y Química]

Todos Menos Tú

Nietos de toreros disfrazados de ciclistas.
Ediles socialistas. Putones verbeneros.
Peluqueros de esos que se llaman estilistas.
Musculitos. Posturitas. Cronistas carroñeros.
Divorciadas calentonas con pelo a lo Madona.
Trotamundos. Fantasmas. Soplones de la pasma.
Pintorcillos vanguardistas. Genios del diseño.
Camellos que te pasan papelinas contra el suelo.

Marcadores de paquete en la cola del retrete.
Escritores que no escriben. Vividores que no viven.
Jet de pacotilla. Directores que no ruedan.
Más chorizos que en Revilla con corbatas de seda.
Muera la locura. Viva el trapicheo.
Tontopollas sin cura. Estrategas del magreo.
Petardeo de terraza. Pasarella. Escaparate.
Archy. Joy. Estela. ¿cómo vais de chocolate?.

Tiburones de la noche con teléfono en el coche y con fax.
Caballeros en oferta. Señoritas que se quieren casar.
Caraduras. Obsesos. Gualtrapas. Lameculos.
Azafatas del congreso del brazo de sus chulos.
Superman en camiseta. Y en la pista. Dando brincos.
La colección de tetas que hacen bulto en Telecinco.

Mulatonas caribeñas que ponen a la peña de pie
Blancanieves en trippie. Amor descafeinado.
Cenicienta violando al príncipe encantado.
Cicerones de la ruta del mal. Mercachifles del vacío total.
Especialistas en nada. Inventores del tubo.
Julietas demacradas que no encuentran a Romeo.

Estaban todos menos tú
todos menos tú
y yo marcando el 369 22 30
como un idiota para oirte repetir
en el contestador que te has largado de Madrid.

Y una tribu de repatriados de Ibiza.
Que dejaron de ser hippies. Pero no de ser palizas.
Filósofos con caspa. Venus oxidadas.
Apóstoles del sida. Lengua envenenada.
Motoristas hitlerianos con guantes en la mano.
Guitarristas de Loquillo. Kubalas de banquillo.
Doctores en chorradas. Triunfadores con mosca.
Yuppies que esta temporada no se comen una rosca.

Equilibristas del tedio. Un gorila armando gresca en el bar.
Vampiros al asedio de sangre fresca para chupar.
Paparazzis. Reinonas. Skins. Perdonavidas.
Y un notario de Pamplona que viene a la movida.
Muertos que no se suicidan. Niñatos. Viejos verdes.
Y un cuñao de una querida del Marqués de Villaverde.

Pinchadiscos que te dejan k.o.
Con la cosa del bacalao.
Morenazos de balcón y rayos U.V.A.
Futurólogos borrachos como cubas.
Y un tal Pepe que te puede contar.
Doce mil de Lepe sin respirar.
Naricillas de saldo. Tabiques de platino.
Y un psicólogo argentino mostrándote el camino.

Estaban todos menos tú
todos menos tú
y yo marcando el 369 22 30
sin escuchar lo que me cuentan
todos menos tú
todos menos tú
y yo marcando el 369 22 30
y yo más triste que un pingüino en un garaje
como un borrón en el paisaje de la multitud
de todos menos tú
y yo marcando el 369 22 30
sin escuchar lo que me cuentan
todos menos tú
y yo con manchas de carmín en la memoria
igual que un perro en el entierro de mi juventud
entre todos menos tú
y yo marcando el 369 22 30
pasando de lo que me cuentan
todos menos tú

Letra: J. Sabina
Música: J. Asua / J. Nodar / J. Sabina / A. Garcia de Diego / P. Varona


[Página Principal] [Joaquín Sabina] [Física Y Química]

La Del Pirata Cojo

No soy un fulano con la lágrima fácil
de esos que se quejan solo por vicio

si la vida se deja yo le meto mano
y si no aún me excita mi oficio.
Y como además sale gratis soñar
y no creo en la reencarnación
con un poco de imaginación
partiré de viaje enseguida
a vivir otras vidas.
A probarme otros nombres.
A colarme en el traje y la piel
de todos los hombres que nunca seré:

Al Capone en Chicago, legionario en Melilla, pintor en Montparnasse
Mercader en Damasco, costalero en Sevilla, negro en Nueva Orleans
Viejo verde en Sodoma, deportado en Siberia, sultán en un harén
¿Policía? Ni en broma, triunfador de la feria, gitanito en Jerez
Tahur en Montecarlo, cigarrillo en tu boca, taxista en Nueva York
El más chulo del barrio, tiro por que me toca, suspenso en religión
Confesor de la reina, banderillero en Cádiz, tabernero en Dublín
Comunista en Las Vegas, ahogado en el Titanic, flautista en Hamelín.

Pero si me dan a elegir
entre todas las vidas, yo escojo
la del pirata cojo
con pata de palo,
con parche en el ojo,
con cara de malo,
en viejo truhán, capitán,
de un barco que tuviera
por bandera
un par de tibias y una calavera.

Billarista a tres bandas, insumiso en el cielo, dueño de un cabaret
Arañazo en tu espalda, tenor en Rigoleto, pianista de un burdel
Bongosero en la Habana, casanova en Venecia, anciano en Shangri-La
Polizón en tu cama, vocalista de orquesta, mejor tiempo en Le Mans
Cronista de sucesos, detective en apuros, conservado en alcohol
Violador en tus sueños, suicida en el viaducto, guapo en un culebrón
Morfinómano en China, desertor de la guerra, boxeador en Detroit
Cazador en la india, marinero en Marsella, fotógrafo en Play Boy.

Pero si me dan a elegir
entre todas las vidas, yo escojo
la del pirata cojo
con pata de palo,
con parche en el ojo,
con cara de malo,
en viejo truhan, capitán,
de un barco que tuviera
por bandera
un par de tibias y una calavera.

Letra: J. Sabina
Música: J. Sabina / A. Garcia de Diego / P. Varona


[Página Principal] [Joaquín Sabina] [Física Y Química]

La Cancion De Las Noches Perdidas

Esta es la canción de las noches perdidas
que se canta al filo de la madrugada
con el aguardiente de la despedida.
por eso suena tan desesperada.

Ven a la canción de las noches perdidas
si sabes que todo sabe a casi nada.
A carrera en los leotardos de la vida.
A la bola del alcanfor dormida en la almohada...

Y tiene nombre de mujer
como la soledad, como el consuelo,
los fugitivos del deber
no encuentran taxi libre para el cielo.

Esta es la canción de las noches perdidas.
Lleva un crisantemo ajado en la solapa.
Se sube a la cabeza como ciertas bebidas.
Se pega a la desilusión como una lapa.

Esta es la canción de las noches perdidas.
Quema como el gas azul de los mecheros.
Sirve para echar vinagre en las heridas.
Miente como mienten todos los boleros.

Y tiene nombre de mujer
como mi corazón, como tu olvido,
los fugitivos del deber
no tienen más amor que el que han perdido.

Esta es la canción de las noches perdidas.
Si quieres te la cambio por un rato en tu cama.
Hierve como el ruedo en tarde de corrida.
Va como los besos en los telegramas.

Y tiene nombre de mujer
como la libertad, como la nieve,
los fugitivos del deber
cogen su maldición y se la beben.

Letra: J. Sabina
Música: J. Sabina / A. Garcia de Diego / P. Varona


[Página Principal] [Joaquín Sabina] [Física Y Química]

Los Cuentos Que Cuento Yo

No le ofreció la luna. Le dijo sólo "quédate
conmigo no hay fortuna que valga el corazón que te daré".

Ella dudó un momento y luego contesto que sí.
"pero sin juramentos que no vas a saber después cumplir"

"y si de verdad me amas no abrá casorío, ¿para qué?
con dos en una cama sobran testigos, cura y juez"

"y viviremos lejos del tráfico y la polución
mejor llegar a viejos a la sombra de algun sauce llorón"

Le regaló un anillo de quita y pon, que se unen sin atar.
y levantó un castillo de arena fina junto al mar...

Sus dos hijos dudaron entre el dinero y el saber
llamaron al primero Caín y al benjamín Abel.

Lo leí, lo soñé
lo viví, lo inventé
mi cuento de momento empieza bien

a Abel lo liquidaron y el crimen nunca se aclaró
apenas se quedaron solos ya Caín y su ambición
montaron un negocio en el terrenito de papá
menudo par de socios Caín Demoliciones S.A.

Hicieron del castillo un bodrio de urbanización.
Aquel edén secillo se llama ahora Nueva York.

Los dos viejos se hospedan en un hogar de la tercera edad
el hijo que les queda les manda mazapán por navidad.

Lo conté tal cual fue
¿cómo haré? Que al final
los cuentos que yo cuento acaban tan mal.

Do re mi, mi fa sol, fa sol la.
Los cuentos que yo cuento acaban fatal.

No soy yo, obladí, obladá.
Los cuentos que yo cuento acaban so bad.

Te has pasao, colorín, colorao.
El cuento que yo cuento se ha acabao.

Letra: J. Sabina
Música: J. Sabina / A. Garcia de Diego / P. Varona


[Página Principal] [Joaquín Sabina] [Física Y Química]

Peor Para El Sol

- ¿Qué adelantas sabiendo mi nombre?
cada noche tengo uno distinto
y, siguiendo la voz del instinto.
me lanzo a buscar...-
- Imagino - preciosa - que un hombre -
- algo más. Un amante discreto
que se atreva a perderme el respeto...
¿no quieres probar?

Vivo justo detras de la esquina.
No me acuerdo si tengo marido.
Si me quitas con arte el vestido
te invito a champán-
Le solte al barman mil de propina.
Apuré la cerveza de un sorbo
(acertó quien "el templo del morbo"
le puso a este bar)

Peor para el sol
que se mete a las siete en la cuna
del mar a roncar
mientras un servidor
le levanta la falda a la luna.

Al llegar al portal nos buscamos
como dos estudiantes en celo.
Un piso antes del séptimo cielo
se abrió el ascensor...
Nos sirvió para el último gramo
el cristal de su foto de boda
no faltó ni el desfile de moda
de ropa interior.

-"En mi casa no hay nada prohibido
pero no vayas a enamorarte
con el alba tendrás que marcharte
para no volver
olvidando que me has conocido
que una vez estuviste en mi cama...
hay caprichos de amor que una dama
no debe tener"-

Peor para el sol
que se mete a las siete en la cuna
del mar a roncar
mientras un servidor
le levanta la falda a la luna.

- Es mejor - le pedí - que te calles.
No me gusta invertir en quimeras
me han traido hasta aquí tus caderas...
no tu corazón -
Y después... ¿para qué más detalles?
Ya sabeis... Copas, risas, excesos.
¿cómo van a caber tantos besos
en una canción?

Volví al bar a la noche siguiente
a brindar con su silla vacía.
Me pedí una cerveza bien fría
y entonces no sé
si soñé o era suya la ardiente
voz que iba diciendo al oído:
"Me moría de ganas querido
de verte otra vez"

Peor para el sol
que se mete a las siete en la cuna
del mar a roncar
mientras un servidor
le levanta la falda a la luna.

Letra : J. Sabina
Música: J. Sabina / A. Garcia de Diego / P. Varona / J. Nodar


[Página Principal] [Joaquín Sabina] [Física Y Química]

Amor Se Llama El Juego

Hace demasiados meses
que mis payasadas no provocan tus
ganas de reir.

No es que ya no me intereses
pero el tiempo de los besos y el sudor
es la hora de dormir.

Duele verte removiendo
la cajita de cenizas que el placer
tras de sí dejó.

Mal y tarde estoy cumpliendo
La palabra que te di cuando juré
escribirte una canción.

Un dios triste y envidioso
nos castigó
por trepar juntos al árbol
y atracarnos con la flor de la pasión
por probar aquel sabor.

El agua apaga al fuego
y al ardor los años
amor se llama el juego
en el que un par de ciegos
juegan a hacerse daño.

Y cada vez peor
y cada vez mas rotos
y cada vez mas tú
y cada vez mas yo
sin rastro de nosotros.

Ni inocentes ni culpables
corazones que desbroza el temporal.
Carnes de cañon.

No soy yo. Ni tú. Ni nadie.
Son los dedos miserables que le dan
cuerda a mi reloj.

Y no hay lágrimas
que valgan para volver
a meternos en el coche
donde aquella noche en pleno carnaval
te empecé a desnudar.

El agua apaga al fuego
y al ardor los años
amor se llama el juego
en el que un par de ciegos
juegan a hacerse daño.

Y cada vez peor
y cada vez mas rotos
y cada vez mas tú
y cada vez mas yo
sin rastro de nosotros.

Letra y musica : J. Sabina


[Página Principal] [Joaquín Sabina] [Física Y Química]

Pastillas Para No Soñar

Si lo que quieres es vivir cien años
no pruebes los licores del placer.
si eres alérgico a los desengaños
olvídate de esa mujer.
Compra una máscara antigas.
Mantente dentro de la ley.
Si lo que quieres es vivir cien años
Haz músculos de 5 a 6.

Y ponte gomina que no te despeine
el vientecillo de la libertad.
Funda un hogar en el que nunca reine
más rey que la seguridad.
Evita el humo de los clubs.
Reduce la velocidad.
Si lo que quieres es vivir cien años
vacúnate contra el azar.

Deja pasar la tentación
Dile a esa chica que no llame más
y si protesta el corazón
en la farmacia puedes preguntar:
¿tienen pastillas para no soñar?

Si quieres ser Matusalén
vigila tu colesterol,
si tu película es vivir cien años
no lo hagas nunca sin condón.
Es peligroso que tu piel desnuda
roce otra piel sin esterilizar.
Que no se infiltre el virus de la duda
en tu cama matrimonial.

Y si en tus noches falta sal
para eso está el televisor,
si lo que quieres es cumplir cien años
no vivas como vivo yo.

Deja pasar la tentación
dile a esa chica que no llame más
y si protesta el corazón
en la farmacia puedes preguntar:
¿tienen pastillas para no soñar?

Letra: J. Sabina
Música: J. Sabina / A. Garcia de Diego / P. Varona

Enviar mensajerafa@rockmusic.org
©1997 Rafael González-Ripoll Giménez


[Página Principal] [Joaquín Sabina] [Física Y Química]